martes, 25 de mayo de 2010

LA VERDAD CERTEZA, EVIDENCIA,ERROR

Verdad

abarca desde la honestidad, la buena fe y la sinceridad humana en general, hasta el acuerdo de los conceptos con las cosas, los hechos o la realidad en particularEl término no tiene una única definición en la que estén de acuerdo la mayoría de estudiosos y filósofos profesionales y las teorías sobre la verdad continúan siendo ampliamente debatidas. Hay posiciones diferentes acerca de cuestiones como qué es lo que constituye la verdad; cómo definirla e identificarla; si el ser humano posee conocimientos innatos o sólo puede adquirirlos; si existen las revelaciones o la verdad puede alcanzarse tan sólo mediante la razón; y si la verdad es subjetiva u objetiva, relativa o absoluta, o aún hasta qué grado pueden afirmarse cada una de dichas observaciones. Este artículo procura introducir las principales interpretaciones y perspectivas, tanto históricas como actuales, acerca de este concepto.

Verdad en el conocimiento y en su expresión. (Comparando la realidad con nuestro pensamiento y nuestras palabras

¿Ejemplos de verdad en el conocimiento? Una mesa es de color marrón. Debido a la oscuridad, uno piensa que es verde, y por broma dice que es azul. Ha dicho una pequeña mentira porque sus palabras no coinciden con su pensamiento. Y tampoco éste es verdadero pues se aparta de la realidad: la mesa es marrón.

La certeza

En general, certeza significa ausencia de duda. Existen dos grandes sentidos en que podemos entender la certeza: la certeza psicológica (creencia) y la certeza epistémica, (evidencia).

La certeza subjetiva: creencias

La certeza en el sentido psicológico es un estado mental que consiste en ausencia de duda respecto a la verdad de un enunciado. Por ejemplo, todos solemos tener certeza de la estación del año en la que nos encontramos, o en que el coche que tenemos delante es de color rojo, o en que 2+2=4, o en que le todo es mayor que la parte. Sin embargo, a veces también ocurre que podemos tener certeza (ausencia de duda) respeto a un enunciado falso. Por ejemplo,

  • (1) Los Reyes Magos existen
  • (2) El Sol gira en torno a la Tierra

Todos sabemos que (1) y (2) son enunciados falsos. Pero también ocurre que los niños de cinco o seis años no suelen tener dudas respecto a la verdad de (1), de igual modo que, antes de Copérnico y de Galileo, casi todo el mundo tenía certeza de (2). Tanto (1) como (2) son anunciados falsos en el sentido de que no existe n hecho en el mundo que los haga verdaderos, pero ha habido ocasiones en que los hombres, o los niños, no han tenido dudas de su verdad. O sea, han tenido la certeza de que (1) o (2) eran enunciados verdaderos.

Uno de los problemas de la filosofía de la mente en relación con las creencias (con la certeza subjetiva) es la de si podemos elegirlas libremente. Por ejemplo: ¿podemos elegir creer o no en Dios? ¿Podemos cambiar libremente de creencia sobre la fuerza de gravedad? ¿Y sobre nuestras creencias políticas o morales? Según el filósofo escocés David Hume, tal cosa no era posible.

Evidencia

Una evidencia (del latín, video, ver) es un conocimiento que se nos aparece intuitivamente de tal manera que podemos afirmar la validez de su contenido, como verdadero, con certeza, sin sombra de duda.

Todos tenemos una idea de lo que es la evidencia con tal de que no tengamos que explicar qué es y en qué consiste.

Por ello se parte de la definición del concepto tal como se entiende normalmente, a partir del cual se inicia la crítica de su contenido y la evolución de su concepto a lo largo de la historia del pensamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada